La satisfacción es una variable estratégica para las organizaciones que quieren ser más productivas

Para aumentar la productividad, la implicación y el compromiso de las personas en relación a un proyecto empresarial, es necesario motivarlas adecuadamente. La verdadera motivación se consigue poniendo el foco en la finalidad, en el sentido y en la satisfacción que se obtiene desarrollando el trabajo.

Puesto que la actividad profesional es cada vez más mental que física, predisponer la mente de forma adecuada, no solo mejora los resultados y reduce el tiempo empleado en desarrollar el trabajo, también, y muy importante, aumenta la satisfacción personal.

En lo que a aportar valor y conseguir resultados se refiere, la experiencia demuestra que el efecto de la actitud (querer) es muy superior al de la aptitud (poder y saber). Tanto a nivel individual como de equipo.

En este sentido, los nuevos líderes deben tener la capacidad para detectar el estado anímico de su equipo generando experiencias de trabajo que resulten satisfactorias en sí mismas. Las técnicas de Mindfulness o atención plena adaptadas al entorno laboral (MindfulWORK) permiten adquirir las habilidades necesarias para ello.

Y es un esfuerzo que hay que realizar de forma cotidiana, porque las organizaciones son sistemas orgánicos de óptimo inestable. Es decir, su óptimo de resultados o de funcionamiento es variable y depende de muchos factores internos y externos al sistema. Lo que hoy funciona, puede no ser efectivo en unos meses. Y por ello es necesario prestar atención a las variables del entorno, a veces intangibles y sistémicas, para adaptar las métricas y procesos que determinan la productividad.

Si quieres saber más sobre el MindfulWORK, lo encuentras en este vídeo:

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=ylEP5QMKqT8?rel=0&showinfo=0&w=640&h=360]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *